A todos los sacerdotes, transfórmalos en Ti, Señor. Que el Espíritu Santo los posea, y que por ellos renueve la faz de la tierra.

domingo, 19 de febrero de 2017

Bendice al Señor, alma mía que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios.



Evangelio
según san Mateo 5, 38-48


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente; pero yo les digo que no hagan resistencia al hombre malo. Si alguno te golpea en la mejilla derecha, preséntale también la izquierda; al que te quiera demandar en juicio para quitarle la túnica, cédele también el manto. Si alguno te obliga a caminar mil pasos en su servicio, camina con él dos mil. Al que te pide, dale; y al que quiere que le prestes, no le vuelvas la espalda.

Han oído ustedes que se dijo:

Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo; yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.

Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los pulicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”.
Palabra del Señor. 
Gloria a ti, Señor Jesús.




Lectura del libro del Levítico 19, 1-2. 17-18

En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: “Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: ‘Sean santos, porque yo, el Señor, soy santo.

No odies a tu hermano ni en lo secreto de tu corazón. Trata de corregirlo, para que no cargues tú con su pecado. No te vengues ni guardes rencor a los hijos de tu pueblo. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor’ ”.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.




Salmo 102

El Señor es compasivo y misericordioso.

Bendice al Señor, alma mía que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios.

El Señor es compasivo y misericordioso.

El Señor perdona tus pecados y cura tus enfermedades; él rescata tu vida del sepulcro y te colma de amor y de ternura.

El Señor es compasivo y misericordioso.

El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar. No nos trata como merecen nuestras culpas, ni nos paga según nuestros pecados.

El Señor es compasivo y misericordioso.

Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos; como un padre es compasivo con sus hijos, así es compasivo el Señor con quien lo ama.  

El Señor es compasivo y misericordioso





Oremos Unidos

Para que el Señor proteja a su Iglesia y haga que su vida y mensaje renueven la esperanza de todos los hombres en la resurrección que Cristo nos mereció.
Escúchanos, Señor.
Para que todos los obispos en comunión con el Papa, proclamen la sabiduría del amor que no conoce la rivalidad, la mentira ni el engaño.
Escúchanos, Señor.

Para que los que administran los bienes de la producción y el poder lo hagan con justicia, y promuevan la transformación de nuestra sociedad a fin de que a nadie falte lo necesario para vivir con dignidad.
Escúchanos, Señor.

Para que los cristianos crezcamos en el amor y seamos santos como Dios es Santo.
Escúchanos, Señor.

Para que cuantos son perseguidos a causa de su fe, unidos a Cristo paciente, no desfallezcan.
Escúchanos, Señor.

Para que con gozo celebremos en nuestra vida la dicha de ser discípulos del Señor, y para que seamos capaces de amar a todos sin poner condiciones.
Escúchanos, Señor.

Oh Dios, escucha las oraciones de tus hijos, y ya que nos llamas a la perfección, manifiéstanos siempre tu voluntad y danos tu amor para adelantar la llegada de tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén


 Oremos a Dios nuestro Padre, pues de él nos viene la misericordia y él hace fiesta por los hijos que vuelven a su hogar.

-Para que la Iglesia sea signo e instrumento de reconciliación de los hombres entre sí y con Dios.

-Para que haya justicia en el mundo y nunca sean oprimidos los inocentes.

-Para que los cristianos vivamos siempre reconciliados y perdonemos a los demás, como deseamos que el Padre nos perdone a nosotros.

-Para que la frecuente participación en la Eucaristía nos haga tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos por nuestros pecados.

Oración: Desde lo hondo a ti gritamos, Señor, escucha nuestra voz; sálvanos, pues queremos convertirnos a ti. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén,



SAN CONRADO CONFALONIERI DE PIACENZA.


 Nació en Piacenza (Italia) hacia el año 1290, de familia noble. Fue amante de la vida mundana y de la caza. En una cacería ordenó a sus criados que prendieran fuego al matorral donde se habían escondido unas piezas. El fuego se extendió y arrasó campos y casas. Conrado volvió a la ciudad sin que nadie lo viera. Acusado del incendio un hombre pobre, fue condenado a muerte. Esto hizo reflexionar a Conrado, que se declaró culpable y tuvo que satisfacer con sus bienes los daños causados. Él y su mujer quedaron en la miseria, pero vieron en ello la mano de Dios y decidieron consagrarse al Señor. Ella entró en las clarisas y él optó por la vida de ermitaño. Vistió el hábito de la Tercera Orden de San Francisco. Peregrinó por Roma y Malta, llegó a Sicilia y se estableció en Noto. Atendió a los enfermos del Hospital hasta que, para huir de sus devotos, se retiró en un eremitorio cercano. Allí murió el 19 de febrero de 1351.-  

Oración: Oh Señor, justo y bueno, que llamaste a la vida de retiro y penitencia a san Conrado, movido por el sentido de la justicia, te pedimos, por su intercesión, valorar en su justa medida las cosas de este mundo, y anhelar las del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Meditacion Especial
.
 


Los dones del Espíritu Santo 


son hábitos sobrenaturales infundidos por Dios en las potencias del alma para recibir y secundar con facilidad las mociones del propio Espíritu Santo al modo divino o sobrehumano.

Los dones son infundidos por Dios. El alma no podría adquirir los dones por sus propias fuerzas ya que transcienden infinitamente todo el orden puramente natural. Los dones los poseen en algún grado todas las almas en gracia. Es incompatible con el pecado mortal.

El Espíritu Santo actúa los dones directa e inmediatamente como causa motora y principal, a diferencia de las virtudes infusas que son movidas o actuadas por el mismo hombre como causa motora y principal, aunque siempre bajo la previa moción de una gracia actual.

Los dones perfeccionan el acto sobrenatural de las las virtudes infusas.

Por la moción divina de los dones, el Espíritu Santo, inhabitante en el alma, rige y gobierna inmediatamente nuestra vida sobrenatural. Ya no es la razón humana la que manda y gobierna; es el Espíritu Santo mismo, que actúa como regla, motor y causa principal única de nuestros actos virtuosos, poniendo en movimiento todo el organismo de nuestra vida sobrenatural hasta llevarlo a su pleno desarrollo. 


A partir de esta fecha comenzaremos el Camino del Espiritu Santo como grupo de oracion para conocer mas acerca de El y perfeccionar el camino espiritual ..te invitamos a unirte en esta meditacion ademas  te compartimos para que lo bajes y lo imprimas el libro con el que vamos a trabajar lo haremos por etapas meditando y orando. Desde ya Muchas Gracias por unirte!!!!

Catequesis de San Juan Pablo II



Oremos

Recibe, ¡oh Espíritu Santo!, la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser, que te hago en este día para que te dignes ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida, en cada una de mis acciones: mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza y todo el Amor de mi corazón. Yo me abandono sin reservas a tus divinas operaciones y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh Espíritu Santo!, dígnate formarme con María y en María según el modelo de vuestro amado JESÚS.

Gloria al Padre Creador; Gloria al Hijo Redentor; Gloria al Espíritu Santo Santificador. Amén.
Rezar un Padrenuestro por las intenciones del Sumo Pontífice.





 




domingo, 12 de febrero de 2017

Conoce "El bosquecito"

"...Antes del segundo misterio la hermana Mary Carmen expuso la intención "Por los Sacerdotes y por las Religiosas" Mientras hacia mención de la intención del misterio la Santísima Virgen giró la cabeza con un movimiento suave, con rostro sonriente, bajó sus brazos, los abrió, hizo una reverencia con el cuerpo y luego se reincorporó a la posición previa..."



Evangelio
según san Mateo 5, 17-37


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud. Yo les aseguro que antes se acabarán el cielo y la tierra, que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o coma de la ley.

Por lo tanto, el que quebrante uno de estos preceptos menores y enseñe eso a los hombres, será el menor en el Reino de los cielos; pero el que los cumpla y los enseñe, será grande en el Reino de los cielos. Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos. Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo:

Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo.

Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

También han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No cometerás adulterio; pero yo les digo que quien mire con malos deseos a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Por eso, si tu ojo derecho es para ti ocasión de pecado, arráncatelo y tíralo lejos, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al lugar de castigo. Y si tu mano derecha es para ti ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al lugar de castigo.

También se dijo antes: El que se divorcie, que le dé a su mujer un certificado de divorcio; pero yo les digo que el que se divorcia, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, expone a su mujer al adulterio y el que se casa con una divorciada comete adulterio.

Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No jurarás en falso y le cumplirás al Señor lo que le hayas prometido con juramento. Pero yo les digo: No juren de ninguna manera, ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es donde él pone los pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del gran Rey.

Tampoco jures por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro uno solo de tus cabellos. Digan simplemente sí, cuando es sí; y no, cuando es no. Lo que se diga de más, viene del maligno”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.



Señor nuestro, que prometiste venir y hacer tu morada en los corazones rectos y sinceros, concédenos la rectitud y sinceridad de vida que nos hagan dignos de esa presencia tuya. Por nuestro Señor Jesucristo… Amén.


Salmo 118

Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.

Dichoso el hombre de conducta intachable, que cumple la ley del Señor. Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas y lo busca de todo corazón.

Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.

Tu, Señor, has dado tus preceptos para que se observen exactamente. Ojalá que mis pasos se encaminen al cumplimiento de tus mandamientos.

Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.

Favorece a tu siervo para que viva y observe tus palabras. Abreme los ojos para ver las maravillas de tu voluntad.

Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.

Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes y yo lo seguiré con cuidado. Enséñame a cumplir tu voluntad y guardarla de todo corazón. Dichoso el que cumple la voluntad del Señor




Oremos confiadamente al Padre, que nos invita a frecuentar la mesa de su Hijo.

-Por todos los cristianos: para que comprendamos que el sacramento del Cuerpo y Sangre del Señor es cumbre y fuente de toda la vida de la Iglesia.

-Por la santa Iglesia: para que, fortalecida con el pan de la vida, camine por el mundo anunciando el Evangelio.

-Por los sacerdotes, ministros del altar: para que celebren la Eucaristía en alabanza de Dios y edificación de su pueblo.

-Por cuantos se saben discípulos de Jesús: para que en la Eucaristía, signo y vínculo de unidad, recompongan la plena comunión de fe y amor.

-Por nosotros: para que, al compartir el pan de la vida eterna, aprendamos a compartir también el pan terreno con quienes lo necesitan.

Oración: Señor, haznos sentir la necesidad de celebrar el sacramento del Cuerpo y Sangre de tu Hijo, y concédenos sus frutos para afrontar la vida de cada día. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén





San Benito de Aniano

 Nació hacia el año 750 de una noble familia visigoda del sur de Francia, y le pusieron de nombre Witiza. Se educó en la corte del rey Pipino el Breve, se integró en el ejército de Carlomagno y, hacia el final de su vida, fue consejero y colaborador religioso de Ludovico Pío. Las experiencias vividas en la guerra contra los longobardos lo llevaron a cambiar el rumbo de su vida. Regresó a Francia e ingresó en el monasterio de Saint-Seine, cerca de Dijon, en el que se entregó a una vida austera y mortificada en extremo, incomprendida por sus hermanos. Se marchó para llevar vida eremítica junto al río Aniano, cerca de Montpellier. Fundó un monasterio para el que adoptó la Regla de San Benito y que fue un éxito, por lo que fundó más, a la vez que otros monasterios adoptaban la misma Regla. Fomentó en los monjes la predicación del Evangelio y la renovación de la liturgia romana. Pasó sus últimos años en el monasterio de Cornelimünster, cerca de la residencia imperial de Aquisgrán, en el que murió el año 821. Tuvo un papel decisivo en la renovación de la vida monástica occidental.


La verdadera Sabiduria
San Benito de Aniano, Munimenta fidei
Pide incansablemente la sabiduría y tendrás larga vida. La misericordia y la verdad no te abandonarán, pues con la sabiduría te vendrán todos los bienes juntos, es decir, a tu derecha larga vida y a tu izquierda riqueza y gloria. Búscala mediante una lectura asidua, meditando día y noche la ley de Dios, y cuando la hallares serás dichoso, según dice la Escritura: Dichoso el hombre a quien tú educas, Señor, al que enseñas tu ley. Llama con vigilante constancia y se te abrirán las puertas del cielo. Y como quiera que el Verbo de Dios es a la vez la sabiduría divina, ¿quién es tan necio para preguntar si puede ser justificado sin la sabiduría, con cuya escucha se adquiere la fe, que purifica los corazones? El justo vivirá por su fe y la senda de los honrados brilla como la aurora, se va esclareciendo hasta que es de día.

No te engañe el atractivo falaz de quien te adula, diciéndote que el monje no debe entregarse al estudio de la sabiduría, mientras que leemos que en la Iglesia, después de los apóstoles y sus discípulos, eran los monjes los que más resplandecían por su sabiduría, y sabemos que los monjes de nuestros días no desmerecen de sus antepasados. ¿No fue por ventura el monje Ammonio el inflexible maestro de Orígenes? ¿No fue el monje Jerónimo un investigador de la sabiduría hasta el fin de su vida? Y pasando por alto otros monjes, famosos por su insigne sabiduría y estudiosos de la misma hasta la muerte, ¿no fue el papa Gregorio un monje excelente en la sabiduría y vigilantísimo -según lo pide su nombre- hasta la misma vigilia de su tránsito? Indiscutiblemente todos éstos buscan una vida quieta, para aprender en calma la sabiduría; reducían su propia actividad para encontrarla, ofrecían todos sus bienes con tal de poseerla, de acuerdo con lo que el Espíritu dice de la Sabiduría: Vacad, reconoced que yo soy Dios; pues todo el que se encierra en aquel reposo, dice con la Sabiduría siempre en vela: Yo duermo, pero mi corazón vela.

Por tanto, si quieres que Dios te ame, ama tú la sabiduría, pues ella misma dice: Yo amo a los que me aman, y los que madrugan por mí me encuentran. Busca a Dios, para que seas buscado por Dios; busca continuamente su rostro para ser consolado, y después de haberlo conocido serás reconocido por él, porque si alguno lo ignora, Dios también lo ignora, pero quien lo conoce es por él conocido.





Primera aparición de la Santísima Virgen

(Colectiva para el grupo de las hermanas y familia Padrón)

Llegó así el día 6 de febrero de 1993, sábado

En la tarde la familia Padrón acudió a la residencia religiosa de las Siervas de Jesús, porque el día anterior, viernes, tal como correspondía, al Ing. Padrón le había resultado materialmente imposible venir a la adoración y manifestó que deseaban hacerla en este día sábado, para no perder el ritmo semanal.

Cuenta el Ing. Padrón, que ese día toda la familia había sentido la necesidad de ir a orar como siempre y por tanto no tuvieron empacho alguno en pedir el permiso para acudir ese sábado, en sustitución de la falta del viernes

La hermana Clara les concedió la autorización sin problema alguno.

Como todavía era temprano y mientras llegaba el momento del inicio de la hora santa, se detuvieron a conversar un tanto. La hermana Mary Carmen pensó dentro de sí algo molesta'
-" Esta familia viene siempre a quitarle el tiempo a uno "-

Durante la hora santa el Ing. Padrón observó que la imagen del Sagrado Corazón de Jesús de la capillita resplandecía en forma extraña, rodeada de una especie de color azul celeste; a esto se añadía olor a incienso, rosas y nardos, en ese orden. A un cierto momento comenzó a sudar mucho, a pesar de la temperatura, que en este mes del año es particularmente baja y de pronto escuchó
(y no sabe explicar cómo) una voz suave y tierna de mujer que decía:

“ SOY MARIA, LA MADRE DE DIOS, LA MADRE DE ESTAS HIJAS TAN QUERIDAS Y LA MADRE DE TODOS. HE VENIDO AQUÍ, A ESTE BOSQUECITO, A ESTE JARDIN, A ESTA CASA DE RECOGIMIENTO Y DE ORACION, DONDE ESTÁ MI HIJO MUY AMADO. ESTA NOCHE ESTARE CON USTEDES, TODOS PODRAN VERME, LES ACOMPAÑARÉ TODA LA NOCHE Y ME MANIFESTARE HASTA EL AMANECER. HIJITAS MUY QUERIDAS: ALE­GRENSE EN EL SEÑOR YA QUE LOS PRODIGIOS DE MI HIJO JESUS LAS RODEARAN, EL SEÑOR HA ELEGIDO LAS MAS PEQUEÑAS Y ASI RECIBIRAN MIS MENSAJES MIS HIJOS E HIJAS CONSAGRADAS EN TODO EL MUNDO “

Mientras escuchaba las palabras el Ing. Padrón las repetía en voz alta como efecto de un imperativo que no sabia explicarse. La cara de sorpresa de su esposa e hijos era tal que al finalizar la hora santa y mientras las hermanas se dirigían hacia la cocina por el corredor, la esposa le reclamó entre sorprendida y molesta la razón de tal despropósito.

"¿Por qué dijiste esas cósase Le dijo al esposo con evidente molestia. A lo que respondió el Ing. Padrón:

"Quédate tranquila y esperemos".

No obstante él mismo se preguntaba a sí mismo qué es lo que había ocurrido y su desconcierto era aún mayor que el de ellos. Pero a pesar de todo sentía simultáneamente una gran segundad.

Hacia las 6:10 p.m., los Padrón dieron inicio al ensayo de cánticos a la Virgen acompañados del teclado. Se habían colocado alrededor de un mesón que estaba en el pasillo corredor cerca de la cocina. Desde allí se podía visualizar perfectamente la explanada jardín de la casa religiosa.

Unos minutos más tarde, una ingente bandada de pájaros se posó en las ramas de los árboles más cercanos del bosque y se pusieron a trinar en un tono muy intenso; y era tanto el alboroto que los que ensayaban dejaron de cantar y al instante los pájaros suspendieron sus trinos. Se repitió vanas veces hasta que decidieron no tomarlos en cuenta.

Entonces la familia Padrón invitó a las hermanas, que estaban en el recinto de la cocina a unos pasos, para que participaran en el ensayo y ellas aceptaron gustosas. Además de la superiora hermana Clara, se hizo presente la hermana Clara, una de las dos jóvenes Por razones de un viaje a la ciudad de Valencia la hermana Consuelo, que pertenecía al grupo de las dos de más edad junto con la superiora, no estaba presente ese día.

La hermana Mary Carmen se había apartado del grupo, después de terminada la hora santa, presa de un cierto desagrado; por lo cual no estaba presente con las demás hermanas cuando se sumaron al coro de los Padrón.

Ya cerca de las 7:00 p.m., la hermana Clara pidió que llamaran a la hermana Mary Carmen para que las acompañara en el ensayo de estas bellas canciones para la Santísima Virgen, aprovechando que el Ing. Padrón había traído el teclado. Ella por supuesto obedeció prontamente pero dentro de sí continuaba sintiendo que le resultaba un tanto incómodo y desagradable estar ahí. La usurpación que esta familia había hecho del tiempo de las hermanas no era de su agrado.

De canción en canción el tiempo caminó lentamente hasta las 7-30 p.m., aproximadamente.

A esa hora de las 7:30 el Ing. Padrón, que estaba de frente al jardín, porque todos los demás se habían colocado sentadas y de espaldas, como cuando un di­rector dirige un coro, pudo notar una luz azulada, simi­lar a la que emite un flash de cámara fotográfica. Esa luz duró alrededor de 20 segundos y luego apareció una imagen de la Santísima Virgen, muy similar a la de Fátima. Era una imagen viva por el movimiento ondulado del manto y de la túnica al paso del viento suave.

Como los presentes estaban de espaldas no observa­ron nada. Así que el Ing. Padrón, como reponiéndose de la sorpresa y sin saber como reaccionar, les dirigió a todos estas palabras:

"¿Qué harían ustedes si se presentara la Virgen en este lugar?".
Las hermanas y los integrantes de la familia del Ing. Padrón se sonrieron con cierto aire de desconcierto por lo extemporáneo e intempestivo de la pregunta Pero ante la insinuación de que voltearan y vieran, todos volvieron el torso y fueron capaces de admirar la manifestación de la Santísima Virgen.

Estaba majestuosamente colocada cerca de un caminito hacia el bosque, que entonces tenía una baranda verde de madera La Virgen estaba de pie y a unos dos metros de altura del suelo, sobre una mata de cambur

De inmediato todos se levantaron y quedaron mirando fijamente hacia donde se manifestaba la Santísima Virgen. Luego caminaron en grupo hasta el primer rosal en dirección hacia la aparición.

La hermana Mary Carmen exclamó al llegar a este punto "¡Madre mía!” pensando dentro de sí misma que realmente se trataba de la Santísima Virgen, pero al instante la avasalló una duda muy intensa acerca de la realidad de lo que estaba contemplando Al querer avanzar escuchó una voz firme que le ordenaba- " ¡ no vayas ¡ ".
El Ing. Padrón oyó proferir luego a la hermana Mary Carmen una exclamación extraña: "¡Déjame¡ " como si ella tratara de quitarse de encima o de apartar de su lado algo molesto o dañino Y la hermana Mary Carmen, como un efecto de lo que estaba ocurriendo tanto fuera como dentro de sí misma cayó sin conocimiento exactamente sobre el rosal.

Al instante las hermanas y la familia Padrón se apresuraron a auxiliarla. Pero la que estaba más cerca era la señora Marlene de Padrón y en consecuencia tuvo la oportunidad de recogerla y colocarla sobre sus piernas El desvanecimiento duró 8 minutos. En vista de que el desvanecimiento se estaba alargando exce­sivamente el Ing. Padrón preguntó a la superiora hermana Clara dónde se podría localizar un médico, pero casi de inmediato la hermana Mary Carmen recobró el conocimiento y acto seguido, sin pensarlo dos veces, se puso de rodillas con las manos juntas a nivel del pecho.

Es preciso observar que mientras la hermana Mary Carmen estaba fuera de sí, interiormente se vio avasallada por una tremenda lucha interior consigo misma Cuenta ella que la batalla estribaba en que por un lado sentía una poderosa inclinación a no creer en nada de lo que estaba ocurriendo y por otro deseaba salir corriendo y desaparecer del lugar

Cuando recobró la plena conciencia de sí misma se dio cuenta que estaba de rodillas y que la Santísima Virgen le estaba transmitiendo una gran paz interior, habiendo desaparecido la lucha interna acerca de la realidad de lo que estaba pasando.

La Santísima Virgen inició entonces una conver­sación con la Hermana Mary Carmen Las demás hermanas y los miembros de la familia Padrón sólo observaban los movimientos de labios, de manera alternada, tanto de la Santísima Virgen como los de la hermana Mary Carmen, sin escuchar absolutamente nada.

La Santísima Virgen se dignó, pues, entablar el diálogo exclusivamente con la hermana Mary Carmen y le transmitió mensajes y palabras íntimas que estaban destinadas únicamente a ella. Pero más tarde le indicó que le iba a entregar un mensaje, el primero de todos, que estaría dirigido a sus hermanas de la Congregación de las Siervas de Jesús.

Mientras la hermana Mary Carmen dialogaba con la Santísima Virgen pudo observarse que su hábito se transformaba en algo brillante por efecto de una iluminación particular que no se sabía de qué manera ocurría. Al terminar el diálogo privado entre la Santí­sima Virgen y la hermana, ésta, en voz audible, les indicó a todos los demás presentes:
"La Santísima Virgen pide que se arrodillen"

Todos obedecieron y se arrodillaron sobre la grama Decidieron rezar el santo rosario, de rodillas ante la Virgen que estaba ante sus ojos. En cada misterio se indicaba una intención particular. 

Antes del segundo misterio la hermana Mary Carmen expuso la intención "Por los Sacerdotes y por las Religiosas" Mientras hacia mención de la intención del misterio la Santísima Virgen giró la cabeza con un movimiento suave, con rostro sonriente, bajó sus brazos, los abrió, hizo una reverencia con el cuerpo y luego se reincorporó a la posición previa.

Al cuarto misterio el Ing. Padrón sugirió a la hermana Mary Carmen que repitiese la intención por los sacerdotes y religiosas y aquí la Santísima Virgen repitió las acciones y gestos de reverencia del segundo misterio, pero como dando las gracias.

Durante el rezo del santo rosario ocurrió un fenó­meno que les llamó mucho la atención: desde el manto de la Santísima Virgen se desprendió una luz muy brillante, algo así como una estrella que cayó al suelo y se partió en infinidad de trozos minúsculos, como escarchas



Este primer mensaje recibido en esta oportunidad por la hermana Mary Carmen de la Santísima Virgen es como sigue



"Hijas mías, estoy enviada por el amor que mi hijo Jesús siente por vosotras, con el mismo amor que una Madre siente por sus hijos.

Si hijitas, quiero tocar vuestros corazones y llenarlos de humildad y sencillez.

Os pido que os unáis en oración; que todas seáis una, que renovéis el espíritu de Fe.

Recordad lo que mi Hijo os dijo: "QUE OS AMÉIS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO

Dios Padre ha puesto en vuestras manos el carisma de la Eucaristía y del Sacerdocio. Os pido fidelidad a este compromiso y renovación del espíritu de la Congregación.

Hijitas mías, las cosas del mundo se quedan en este mundo y las cosas que se hacen por amor a Dios suben llevadas por MI INMACULADO CORAZON.

Orad, orad, orad... orad unidas para que, con la gracia que Dios ha derramado sobre vosotras, se alivien la tibieza y la frialdad de mis almas consagradas. Os pido de corazón, orad. El tiempo se aproxima. OS CUBRO CON MI MANTO.

OS TENGO EN MI CORAZÓN.”


Cuenta la hermana Mary Carmen que después de haberle dictado el mensaje la misma Santísima Virgen se dignó aconsejarla con relación a una pregunta que le harían posteriormente muchas personas' "¿Como viste a la Virgen? ¿ Cómo era ella?"

La Santísima Virgen le sugirió que respondiese de esta manera'

" La vi con un traje azul y blanco muy hermoso y no tengo palabras para describir su hermosura, no hay nadie en el mundo como Ella "





La hermana Mary Carmen escribe esto en sus apuntes
"Sí, la vi Y este mensaje es de ella Quien mega al hijo mega a la madre Quien mega a su madre, mega al hijo"
Después del mensaje la Santísima Virgen pidió a los que estaban junto a Mary Carmen que se arrodillaran una vez más, porque los quería bendecir. Al terminar la bendición la hermana interlocutora se levantó y se dirigió a la capilla sin dirigir la mirada a nadie

Transcurrido un corto espacio de tiempo regresó al mismo lugar anterior y se quedó embelesada, admirando el manto blanco y resplandeciente, todo iluminado, del cual caían estrellas al suelo, mientras la mirada de la Santísima Virgen se dirigía tanto hacia el cielo como hacia la capillita donde estaba el sagrario La Virgen tenia a su lado una corona de flores.

Hacia medianoche la Santísima Virgen todavía estaba presente mientras las hermanas y los demás con­tinuaban orando y como embelesados por la Santísima Virgen

La hermana Clara, superiora, tocó entonces una campanita y pidió a todos que se dirigieran hacia el comedor para hacer una cena frugal, no fuera que alguno se mareara, ya que desde el almuerzo no habían probado bocado.

La hermana Mary Carmen le contestó a la superiora que realmente no tenia ningún apetito y por esa razón se abstuvo de acompañar al resto que se dirigió al comedor con la superiora Entonces la Santísima Virgen tuvo la gentileza de reprenderla mediante una acción adoctrinadora. La Virgencita dio media vuelta y se colocó de espaldas De esta manera parecía demostrar su desagrado por la decisión errada de la hermana Mary Carmen. Y ésta entendió el mensaje:
la voz de la obediencia es la voz de Dios, así que se apresuró a caminar hacia el comedor
 

Por supuesto la comida no le pasaba, tanto que se sentía ahogada, tratando por cierto de ayudarse en la tarea con sorbos de agua.

Terminada la cena regresaron todos, incluida la hermana Mary Carmen. La Virgen había retomado ya a la disposición primera, es decir estaba una vez más mirando de frente


El Ing. Padrón en este momento, después de orar un poco sintió para sus adentros que su permanencia y la de su familia en este santo lugar tenía que darse por terminada, porque intuía que la aparición estaba destinada a las religiosas, ya era muy tarde y se trataba además de una casa religiosa. Así que con la familia entera se retiró del lugar no sin pesar por tener que obrar de esta manera


Hacia la una de la madrugada la superiora, hermana Clara, consideró oportuno ordenar a las otras dos religiosas, hermana Clara y hermana Mary Carmen que fueran a dormir y descansar a sus respectivos cuartos. La hermana Mary Carmen pensó que hubiera sido mejor quedarse allí toda la noche, pero la orden de la superiora exigía obediencia y recordó la amonestación de la Virgen cuando lo de la cena. Así que se retiró con gran pesar. Se despidió de Jesús en el Sagrado como siempre lo hacia acercándose a la capillita y le dio las gracias por haberles concedido el gran don de haber enviado a su Santa Madre.

Cuando la hermana Mary Carmen llegó a su cuarto se vio sorprendida por un gratísimo olor a esencia de rosas que impregnaba toda la habitación. Llena de júbilo y de agradecimiento no pudo menos que exclamar: "Gracias, madrecita querida. Estás aquí.



Mensajes de Maria Sitio Oficial 


Atendiendo a los mensajes de Maria Madre de las Almas Consagradas el grupo de oracion San Juan Pablo II reza cada martes por los sacerdotes y las almas consagradas del mundo entero.

Aqui te compartimos el testimonio de la hna Clara Montilla
Documental de La Virgen Maria Madre de las Almas Consagradas y
el Camino de La Imagen Peregrina en Argentina; somos uno de los grupos que peregrinan esta Advocacion te invitamos a unirte a esta hermosa Mision de La Madre para llegar a mas corazones!! Te Necesitamos,, La Santisima Virgen Maria te Invita!!!
Parroquia Santo Tomas Moro. Calle urquiza 1450 Vicente Lopez, Pcia de Buenos Aires- Argentina- estamos los Martes 13hs, Dios te Bendiga!!!

viernes, 3 de febrero de 2017

Gracias Santa Maria

El corazón me dice que te busque y buscándote estoy. No me abandones ni me dejes solo, mi Dios y salvador. El Señor es mi luz y mi salvación

 

Evangelio
según san Marcos 6, 14-29

En aquel tiempo, como la fama de Jesús se había extendido tanto, llegó a oídos del rey Herodes el rumor de que Juan el Bautista era Elías; y otros, que era un profeta comparable a los antiguos.
Pero Herodes insistía: "Es Juan, a quien yo le corté la cabeza, y que ha resucitado".
Herodes había mandado apresar a Juan y lo había metido y encadenado en la cárcel.
Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía:
"No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano".
Por eso Herodes lo mandó encarcelar. Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida; pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado. Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.
La ocasión llegó cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea con motivo de su cumpleaños. La hija de Herodías bailó durante la fiesta y su baile les gustó mucho a Herodes y a sus invitados.
El rey le dijo entonces a la joven: "Pídeme lo que quieras y yo te lo daré". Y le juró varias veces: "Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino".
Ella fue a preguntarle a su madre: "¿Qué le pido?"
Su madre le contestó:
"La cabeza de Juan el Bautista". Volvió ella inmediatamente
junto al rey y le dijo:
"Quiero que me des ahora mismo en una bandeja
la cabeza de Juan el Bautista".
El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados no quiso desairar a la joven.
Y enseguida mandó a un verdugo que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una bandeja, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre. Al enterarse de esto,
los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.
Palabra del Señor.
Te alabamos, Señor.


salmo 26

El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar?
El Señor es mi luz y mi salvación.

Aunque se lance contra mí un ejército, no temerá mi corazón; aun cuando hagan la guerra contra mí, tendré plena confianza en el Señor.
El Señor es mi luz y mi salvación.
Porque el Señor me procuró un refugio en Los tiempos aciagos; me esconderá en lo oculto de su tienda y él me pondrá a salvo.
El Señor es mi luz y mi salvación.
El corazón me dice que te busque y buscándote estoy. No me abandones ni me dejes solo, mi Dios y salvador.
El Señor es mi luz y mi salvación




 Lectura de la carta a los hebreos 13, 1-8 Hermanos:
 Conserven entre ustedes el amor fraterno y no se olviden de practicar la hospitalidad, ya que por ella, algunos han hospedado ángeles sin saberlo. Acuérdense de los que están presos, como si ustedes mismos estuvieran también con ellos en la cárcel. Piensen en los que son maltratados, pues también ustedes tienen un cuerpo que puede sufrir.
Que todos tengan gran respeto al matrimonio y lleven una vida conyugal irreprochable, porque a los que cometen fornicación y adulterio, Dios los habrá de juzgar.
Que no haya entre ustedes avidez de riquezas, sino que cada quien se contente con lo que tiene. Dios ha dicho: Nunca te dejaré ni te abandonaré; por lo tanto, nosotros podemos decir con plena confianza: El Señor cuida de mí, ¿por qué les he de tener miedo a los hombres?
Acuérdense de sus pastores, que les predicaron la palabra de Dios. Consideren cómo terminaron su vida e imiten su fe. Jesucristo es e mismo ayer, hoy y siempre. Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.




 Dios omnipotente y misericordioso, que mantuviste firme en medio de los tormentos a tu santo mártir san Blas, protege a quienes celebramos hoy su triunfo para que no caigamos nunca en las tentaciones del enemigo.Por nuestro Señor Jesucristo...Amén.

SAN BLAS.

 Nació en Sebaste (Armenia) en la segunda mitad del siglo III. Según la tradición fue médico y cristiano ejemplar. Lo eligieron obispo de su ciudad natal, y fue pastor prudente y celoso, intrépido protector de sus fieles en las terribles persecuciones del Imperio Romano de principios del siglo IV. Tuvo que huir a las montañas donde se entregó a la penitencia y la contemplación. Lo apresaron, y su traslado ante el prefecto constituyó una apoteosis popular, acompañada de milagros. Ante su negativa a renunciar a la fe, lo sometieron a toda clase de tormentos, y murió decapitado en su ciudad natal, con toda probabilidad el año 316. Su culto se extendió por toda Europa y es invocado como intercesor en las enfermedades de garganta.-  
Oración: Escucha, Señor, las súplicas de tu pueblo, que hoy te invoca apoyado en la protección de tu mártir san Blas: concédenos, por sus méritos, la paz en esta vida y el premio de la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén




Pidamos a Dios Padre, fuente de toda santidad, que nos conserve en la vocación cristiana a que nos ha llamado:

-Padre santo, que has querido que nos llamemos y seamos hijos tuyos, concédenos cantar tus grandezas en medio de tu templo santo, la Iglesia.

-Padre santo, que quieres que hagamos eficaz nuestra consagración a ti, ayúdanos a dar fruto de buenas obras.

-Padre santo, que sabes los peligros que nos acechan, líbranos del mal y ampáranos en nuestras debilidades.

-Padre santo, que no cesas de llamar a quienes quieres a una vida consagrada, concede a los llamados la fidelidad y la perseverancia.

Oración: Te pedimos, Padre, que tu Espíritu nos ilumine para percibir tus llamadas y nos fortalezca para asumirlas. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.



Novena a Maria Madre de las Almas Consagradas



 
 Oración de San Bernardo para empezar todos los días.

Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a vuestra protección e implorado vuestro socorro, haya sido desamparado. Yo, pecador, animado con tal confianza, acudo a vos oh Madre, Virgen de las vírgenes: a vos vengo, delante de vos me presento gimiendo. No queráis, oh Madre del Verbo, despreciar mis palabras; antes bien, oídlas benignamente y cumplidlas. Amén.




Dia 7


Comenzar con la oración de todos los días. Oración de San Juan Damasceno
 (649-749)Doctor de la Iglesia.
Nadie está en el cielo más cerca de la Divinidad simplicísima que tú, que tienes asiento sobre la cumbre de los querubines y sobre todos los ejércitos de los serafines, y por esto no es posible que tu intercesión sufra repulsa, ni que sean desatendidos tus ruegos. No nos falte tu auxilio mientras vivamos en este mundo perecedero; alárganos tu mano, para que, obrando las obras de salud y huyendo de los caminos del mal, demos seguro el paso de la eternidad. Por ti esperamos que, al cerrar a este destierro los ojos de la carne, se abrirán los del alma para anegarse en aquel piélago de soberana hermosura, de suavísimos deleites, por el cual ansiosamente suspiran las almas regeneradas y que nos anunció y mereció Cristo Señor nuestro haciéndonos ricos y salvos. A El por ti, Señora, rendimos gloria y alabanza, con el Padre y el Espíritu Santo, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.
 Terminar con la oración final de todos los días.
 
Oración final para todos los días.
¡Oh santísima Señora, excelentísima Madre de Dios y piadosísima Madre de los hombres! Después de Dios, tú eres la única esperanza de los pecadores y la mayor confianza de los justos. La Iglesia te llama vida, dulzura y esperanza nuestra, y todos los pueblos ponen en ti sus ojos, esperando de ti todas las gracias. Nosotros también, dulce abogada, acudimos a ti en estos días, instándote para que nos oigas y concedas las gracias que te pedimos. Danos, en primer lugar, un amor sincero a tu divino Hijo, observando su santa ley cristiana; alcánzanos también la salud del cuerpo y la serenidad del espíritu, la paz en la familia y la suficiencia de medios para la vida; concédenos, en fin, una santa muerte en la santa Iglesia católica.

¡Oh Virgen, que superas toda alabanza! Todo lo que tú quieres, lo puedes ante Dios, de quien eres Madre; y, aun cuando nosotros somos pecadores, tú eres dulce madre del Redentor y dulce madre nuestra, y puedes abogar por tus hijos pequeños y pecadores ante tu Hijo altísimo y redentor; a tu nombre se abren las puertas del cielo; en tus manos están todos los tesoros de la divina

  
Petición. Santa María, socorre a la iglesia Catolica reanima a los que lloran, ora por el pueblo, intervén por el clero, intercede por las mujeres consagradas, sientan tu auxilio todos los que celebran tu santa festividad. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración. Concédenos, por favor, Señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo y, por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
misericordia; óyenos, oh plácida Virgen y Madre, y, si nos conviene, concédenos las gracias que te pedimos en esta novena.





lunes, 30 de enero de 2017

El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad, es Dios. Verdadero Dios como lo son el Padre y el Hijo. Es el Amor del Padre y el Hijo.

Meditacion con el Espiritu Santo y Novena a Maria Madre de las Almas Consagradas



EL ESPÍRITU SANTO, EL DON DE DIOS

"Dios es Amor" (Jn 4,8-16) y el Amor que es el primer don, contiene todos los demás. Este amor "Dios lo ha derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado". (Rom 5,5). Puesto que hemos muerto, o al menos, hemos sido heridos por el pecado, el primer efecto del don del Amor es la remisión de nuestros pecados. La Comunión con el Espíritu Santo, "La gracia del Señor Jesucristo, y la caridad de Dios, y la comunicación del Espíritu Santo sean con todos vosotros." 2 Co 13,13; es la que, en la Iglesia, vuelve a dar a los bautizados la semejanza divina perdida por el pecado.





DONES DEL ESPÍRITU SANTO

1. Sabiduría.

2. Entendimiento.

3. Consejo.

4. Fortaleza.

5. Ciencia.

6. Piedad.

7. Temor de Dios.

Don de Sabiduría, es concedido por el Espíritu Santo que nos permite apreciar lo que vemos, lo que presentimos de la obra divina.

Don de entendimiento, es el del Espíritu Santo que nos lleva al camino de la contemplación, camino para acercarse a Dios.

Don de consejo, saber decidir con acierto, aconsejar a los otros fácilmente y en el momento necesario conforme a la voluntad de Dios.

Don de Fortaleza, es el don que el Espíritu Santo concede al fiel, ayuda en la perseverancia, es una fuerza sobrenatural.

Don de Ciencia, Es el don del Espíritu Santo que nos permite acceder al conocimiento. Es la luz invocada por el cristiano para sostener la fe del bautismo.

Don de Piedad, el corazón del cristiano no debe ser ni frío ni indiferente. El calor en la fe y el cumplimiento del bien es el don de la piedad, que el Espíritu Santo derrama en las almas. Don de Temor de Dios, es el don que nos salva del orgullo, sabiendo que lo debemos todo a la misericordia divina.


Frutos del Espiritu Santo




El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad, es Dios. Verdadero Dios como lo son el Padre y el Hijo. Es el Amor del Padre y el Hijo.

Cristo prometió que este Espíritu de Verdad iba a venir y moraría dentro de nosotros. Jn 14, 16-17El Espíritu Santo guía al Papa, a los obispos y a los presbíteros de la Iglesia en su tarea de enseñar la doctrina cristiana, dirigir almas y dar al pueblo la gracia de Dios por medio de los Sacramentos. Orienta toda la obra de Cristo en la Iglesia: solicitud por los enfermos, enseñar a los niños, preparación de la juventud, consolar a los afligidos, socorrer a los necesitados.

" A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común. Porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro fe, en el mismo Espíritu; a otros carismas de curaciones, en el unico Espíritu; a otro, poder de milagros; a otro, profecía, a otro, discernimiento de espíritus; a otro diversidad de lenguas; a otro don de interpretarlas. Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad"
(1Cor 12, 7-11).

Tomado del Sitio Caminando con Jesus 

 
Por tanto, comprendemos a través de las enseñanzas de San Pablo, que el Espíritu Santo a cada uno nos concede distintos dones, por cuanto no podemos presionar o tratar que otros hermanos tengan necesariamente el mismo don que se nos ha entregado a cada uno de nosotros, como tampoco me parece prudente obligar o insistir a que otros hermanos pasen por una determinada experiencia en concordancia con un don particular, es decir, cada cual habrá de recibir los dones que le otorga el Espíritu Santo, de forma libre y sin ninguna presión nuestra, o de nadie en particular. 
Creo que sería demasiado arrogante decir, yo te enseñaré a dialogar con el Espíritu Santo. Sin embargo no olvidemos que; “Nadie puede decir: ¡Jesús es Señor! sino con el Espíritu Santo” (1 Cor 12,3)


Oremos
Sopla sobre mí, Espíritu Santo, para que todos mis pensamientos sean santos. Actúa en mi, Espíritu Santo, para que también mi trabajo sea santo. Induce mi corazón, Espíritu Santo, para que ame solamente a aquello que es santo. Fortaléceme, Espíritu Santo, para defender todo lo que es santo. Guárdame, Espíritu Santo, para que yo siempre sea santo.
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


Oremos Unidos
 
Espíritu Santo, divino Espíritu de luz y amor, te consagro mi entendimiento, mi corazón, mi voluntad y todo mi ser, en el tiempo y en la eternidad.

Que mi entendimiento este siempre sumiso a tus divinas inspiraciones y enseñanzas de la doctrina de la Iglesia católica que tu guías infaliblemente.

Que mi corazón se inflame siempre en amor de Dios y del prójimo.

Que mi voluntad este siempre conforme a tu divina voluntad.

Que toda mi vida sea fiel imitación de la vida y virtudes de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El, contigo y el Padre sea dado todo honor y gloria por siempre.

Dios Espíritu Santo, infinito amor del Padre y del Hijo, por las manos purísimas de María, tu esposa inmaculada, me pongo hoy y todos los días de mi vida sobre tu altar escogido, el Sagrado Corazón de Jesús, como un sacrificio en tu honor, fuego consumidor, con firme resolución ahora más que nunca de oír tu voz y cumplir en todas las cosas tu santísima y adorable voluntad.



Por los Siete Dones del Espíritu Santo

Bendito Espíritu de Sabiduría, ayúdame a buscar a Dios. Que sea el centro de mi vida, orientada hacia Él para que reine en mi alma el amor y armonía.

Bendito Espíritu de Entendimiento, ilumina mi mente, para que yo conozca y ame las verdades de fe y las haga verdadera vida de mi vida.

Bendito Espíritu de Consejo, ilumíname y guíame en todos mis caminos, para que yo pueda siempre conocer y hacer tu santa voluntad. Hazme prudente y audaz.

Bendito Espíritu de Fortaleza, vigoriza mi alma en tiempo de prueba y adversidad. Dame lealtad y confianza.

Bendito Espíritu de Ciencia, ayúdame a distinguir entre el bien y el mal. Enséñame a proceder con rectitud en la presencia de Dios. Dame clara visión y decisión firme.

Bendito Espíritu de Piedad, toma posesión de mi corazón; inclinalo a creer con sinceridad en Ti, a amarte santamente, Dios mio, para que con toda mi alma pueda yo buscarte a ti, que eres mi Padre, el mejor y más verdadero gozo.

Bendito Espíritu de Santo Temor, penetra lo mas intimo de mi corazón para que yo pueda siempre recordar tu presencia. Hazme huir del pecado y concédeme profundo respeto para con Dios y ante los demás, creados a imagen de Dios.

Te pedimos, Dios todopoderoso, nos concedas agradar al Espíritu Santo con nuestras oraciones de tal modo que podamos con su gracia vernos libres de tentaciones y merezcamos obtener el perdón de los pecados. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen


Reciban el Espiritu Santo; Meditacion 
por el Padre  Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

Novena a Maria Madre de las Almas Consagradas





DÍA TERCERO  

  Intencion por los Consagrados del Mundo Entero
Comenzar con la oración de todos los días.
 
Oración de San Bernardo para empezar todos los días.
Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a vuestra protección e implorado vuestro socorro, haya sido desamparado. Yo, pecador, animado con tal confianza, acudo a vos oh Madre, Virgen de las vírgenes: a vos vengo, delante de vos me presento gimiendo. No queráis, oh Madre del Verbo, despreciar mis palabras; antes bien, oídlas benignamente y cumplidlas. Amén.



Oración de San Anselmo 
(1033-1109). Doctor de la Iglesia.
No son para contar, Reina clementísima, los que, habiendo invocado tu nombre, han conseguido la eterna salvación; ¿y quieres que, invocándote yo, sea defraudado en mis esperanzas? Tal vez no oyes mis clamores en razón de mi gran maldad; pero, aun así, no dejaré de llamarte y de decirte con toda el alma: pues eres tan noble y benigna de condición, da oídos a quien humildemente llama a tus puertas y no le desatiendas en sus esperanzas, ni le abandones en su tribulación, ni le dejes sin una palabra de perdón en medio de su pecado. Sana con tus celestiales medicinas las profundas heridas en mi alma abiertas, desátame de los carnales lazos que me aprisionan en la tierra y abrígame siquiera con un jirón del espléndido manto de tu gloria. Amén. Terminar con la oración final de todos los días.


Oración final para todos los días.
¡Oh santísima Señora, excelentísima Madre de Dios y piadosísima Madre de los hombres! Después de Dios, tú eres la única esperanza de los pecadores y la mayor confianza de los justos. La Iglesia te llama vida, dulzura y esperanza nuestra, y todos los pueblos ponen en ti sus ojos, esperando de ti todas las gracias. Nosotros también, dulce abogada, acudimos a ti en estos días, instándote para que nos oigas y concedas las gracias que te pedimos. Danos, en primer lugar, un amor sincero a tu divino Hijo, observando su santa ley cristiana; alcánzanos también la salud del cuerpo y la serenidad del espíritu, la paz en la familia y la suficiencia de medios para la vida; concédenos, en fin, una santa muerte en la santa Iglesia católica.
¡Oh Virgen, que superas toda alabanza! Todo lo que tú quieres, lo puedes ante Dios, de quien eres Madre; y, aun cuando nosotros somos pecadores, tú eres dulce madre del Redentor y dulce madre nuestra, y puedes abogar por tus hijos pequeños y pecadores ante tu Hijo altísimo y redentor; a tu nombre se abren las puertas del cielo; en tus manos están todos los tesoros de la divina misericordia; óyenos, oh plácida Virgen y Madre, y, si nos conviene, concédenos las gracias que te pedimos en esta novena.

Petición.  

Santa María, socorre a la iglesia Catolica reanima a los que lloran, ora por el pueblo, intervén por el clero, intercede por las mujeres consagradas, sientan tu auxilio todos los que celebran tu santa festividad.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. 



Aqui te Compartimos La Novena en Archivo para Imprimir
Es Importante que sepas que es una Imagen escaneada, por lo tanto si deseas Imprimir estas Imagenes debes hacerlo en tamaño Original del Archivo,, para que salga en hoja A4. 
Esperamos que te sea util estamos siempre unidos en oracion y servicio.. Dios te Bendiga!.